ARCHIVO (desde 2010)

De la Serie SI ME NIEGAS (a mí) ES PORQUE TE NIEGAS (a ti), MUJER (7). Ella: Noelia Dziamara. Imágenes por AMILCAR MORETTI

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

 

 PARA REPARAR HAY QUE REGRESAR

 

CUANDO MÁS TE OCULTAS, MÁS TE UBICAN. EL SILENCIO DICE DÓNDE ESTÁS.

 

 

 

Imagen por AMILCAR MORETTI. Ella. NOELIA DZIAMARA. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.
Imagen por AMILCAR MORETTI. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.

 

 

 

 

SILENCIO DE PRESENCIA

 

Iñigo Carrera

(para Noelia, en “Paradigmas de Buenos Aires”)

 

 

 

           El silencio no te hace inexistente. El silencio te pone de relieve. No es dejar de existir. El silencio es un acto físico, corporal, una ausencia que te ubica también geográficamente. El silencio dice dónde estás y qué hacés. Ocultarse en el silencio no es desaparecer. Es como el juego de niños: ocultan la cabeza y dejan a la vista el cuerpo. Creen que no los ven, pero no dejan de estar, son visibles. El silencio es como una fuga en vano que te da el miedo y te produce más miedo.

             El silencio hace ruido, deja pistas, aquí y allá. Es fácil. Te han dicho equivocado, entre vapores. El silencio dice “¡Aquí estoy! ¡Vení a buscarme!” El silencio, dice, “Quisiera volver, y no sé cómo, porque me da miedo, porque me dicen que no vuelva, y en realidad lo que siento es temor a volver donde estuve bien”. El silencio es resultado de que no te dejan. El silencio no te refugia en un pasado que al fin de cuentas nunca se olvida. El silencio está presente. El silencio es como el pasado, siempre está.

        El silencio te hace presente todos los días. Hace ruido, habla, dice cosas, basta seguir las pistas de lo no dicho y desde cuándo dejaste de decirlo. El silencio es hablador, el silencio comenta lo que dicen tus amigos, los que están cerca tuyo pero en verdad están lejos. El silencio es enemigo de la ausencia, te hace presente a cada rato. El silencio dice que no hay olvido y que hay temor. El silencio no te hace desaparecer. Basta el simple padrón electoral para ubicarte. ¿Domicilio familiar? En el almacén de la esquina te informan dónde fuiste ahora. En tu ex domicilio de alquiler te dan más detalles. El  silencio hace que tu vecino de departamento aproxime dónde te mudaste. En el trabajo casi todos saben todo. En el ex trabajo el resto comenta: dicen allí, “ahora se dedica a tal cosa, se la  ubica allí, allá, ahí te van a decir”. Los ex compañeros hablan, aunque sea de envidia. Colaboran con goce en ubicarte, en señalarte, te traicionan.

      El silencio es hablador. Alcahuete. El silencio cuenta. El silencio te agarró. El silencio hace que no pases desapercibida, menos donde has estado y acostumbres  estar. El silencio es fácil, simple, solo dudoso en apariencia. El silencio te bate. Te canta. Te ilumina. Y cuando llega la verdad, te hace sollozar. Te da un poco de rabia y de bronca, y te dice que te acobardaste.

            El silencio es así. Mentiroso, mentiroso porque te engaña solo a vos.  Y dice dónde estás. Es simple. En el kiosco de la esquina saben cómo y porqué de tu silencio. Y cuentan. Todos olvidan y todos recuerdan. El silencio hace que recuerdes siempre lo que ellos tienen olvidado. Tu silencio es una máquina de recordar para los demás. Tu silencio pregunta y ellos hablan. “Ah, sí”, dicen. El silencio dice, me dice. El silencio no soluciona, es la manera de exponerse.

          El silencio te muestra y te hace ver clara, clarísima. En verdad, a ellos les molesta que se te muestre, no quieren que te vean  más que a ellos, que no están ni estuvieron, nunca. No quieren que estés. Solo quieren que estés mal. Te ausentan. Te silencian. Y para eso te dicen que hagas silencio. Pero en el silencio estás ahí. No te esconde, te señala como gps. Todos lo saben y hacen como que no. Te engañan, se engañan. Les da vergüenza. Pero dicen dónde estás. Se sabe donde estás.

 

 

Imagen por AMILCAR MORETTI. Ella. NOELIA DZIAMARA. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.
Imagen por AMILCAR MORETTI. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.

 

 

 

 

 

Imagen por AMILCAR MORETTI. Ella. NOELIA DZIAMARA. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.
Imagen por AMILCAR MORETTI. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.

 

 

 

 

 

Imagen por AMILCAR MORETTI. Ella. NOELIA DZIAMARA. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.
Imagen por AMILCAR MORETTI. Viernes 24 de febrero 2017,ed. San Telmo, Buenos Aires.

3 Comentarios

  1. Que buen texto y que bellas fotos!.
    Gracias…

  2. Amilcar Moretti

    Gracias, Marcelo. Un aliento. Yo suelo decir que el “silencio habla a los gritos”. El silencio (de uno, o del otro) dice muchas cosas. Además, te ayuda a ubicar al otro, al que hace silencio y cree que así “desaparece”. Siempre está la duda, pero la duda podés recorrerla, deshilvanarla, podés seguir el hilo de la madeja. Cuando alguien hace silencio y se convence que “desaparece”, siempre hay otro que se pregunta: ¿Qué se hizo de Noelia? ¿Dónde está? Y se pone a buscar y te ubicas muy bien. La gente habla, las cosas hablan, en los barrios comentan, los ex compañeros dicen. Todo habla en este mundo. A lo sumo, lo más difícil, hay que saber “leer, mirar, observar”. Y yo soy licenciado universitario en letras y experto en lecturas y mirada. Además de la escritura, ese ha sido siempre mi oficio y profesión. Con ello me gané la vida siempre, además de la docencia y enseñar, para el Estado y en grupos privados y públicos bastantes grandes, de hasta 150-200 personas, y más aún.
    Gracias.

  3. Amilcar Moretti

    Sí, Iñigo me cuenta de todos, está cerca de ellos. Te conoce.

Escribir un Comentario