ARCHIVO (desde 2010)

ES HORA DE SALIR CORRIENDO DE LA ARGENTINA, dicen los “inversores” (Resumen, por AMILCAR MORETTI)

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

 

 

 

LO MEJOR SERÍA QUE SE FUERAN. PERO NO LO VAN A HACER

 

 

 

 

                 El columnista, Kenneth Rapoza, lo dice así este jueves 3 de mayo en un fragmento de su nota: “Es hora de salir de la Argentina y salir corriendo. El carry trade es lo que mantuvo al país a flote. Es entonces cuando los inversores de países con bajos intereses obtienen préstamos en sus países para adquirir deuda de otra naciones, que rinde mayor interés. Ese comercio, en la Argentina, es aún menos atractivo, porque –sin importar qué– los inversores en bonos todavía quieren ver un crecimiento (…)”

                Lo completa con la siguiente apreciación de Jorge Compagnucci y otras consideraciones propias: “El pensamiento es que podríamos volver a ver una repetición del 2001 en Argentina”, dice Compagnucci, lo que incluye impuestos altísimos y hasta controles de capital. Pero aún: aumento del riesgo de default.” “Los argentinos ya vieron esta película. Alta inflación, un peso fuerte, deudas que crecen. En la década de 1990 y hasta 2001, el ministro de Economía, Domingo Cavallo, quería un peso fuerte y fijó el dólar en 1-1. La carga de la deuda fue de US$ 63.000 millones en la década de 1990 y, en 2001, llegó a US$ 137.000 millones en 2001.

 

GORDON GEKKO, EL LEGENDARIO MALVADO DE HOLLYWOOD QUE INTERPRETA MICHAEL DOUGLAS EN LA PRIMERA "WALL STREET".
GORDON GEKKO, EL LEGENDARIO MALVADO DE HOLLYWOOD QUE INTERPRETA MICHAEL DOUGLAS EN LA PRIMERA “WALL STREET”.

 

 

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

            AMILCAR MORETTI. AUTORRETRATO, 2017.web2 DSC_2447Cabe aclarar que “carry trade” es un mecanismo o maniobra por la cual inversores financieros de ganancias rápidas, no productivas, piden a sus gobiernos préstamos a bajos intereses y compran en países como la Argentina papeles, letras o bonos que rinden altísimos intereses. De ese modo, el país deudor obtiene algunos dólares a cambio de intereses muy altos que debe usar en su casi totalidad para pagar esos mismos intereses en corto plazo, sin contar parte de ese dinero que se fuga sin control. El “carry trade” perjudica a los países como el nuestro que acuden a ellos para tener unos pesos por poco tiempo. Los “corralitos” sirven para eso: poner un límite a la fuga de dinero y a la entrada de dinero que compra barato y cobra caro.

       Si no quedó claro: para esta gente lo principal es que hay que huir de la Argentina. Es el criterio de los inversores financieros, los que ingresan dinero, invierten en papeles, monedas, negocios financieros con ganancias rápidas y abultadas. Después de un tiempo breve, cuando el negocio fácil cumple su previsible corto ciclo, huyen hacia otros mercados, sin dejar nada. No es inversión productiva. Ni siquiera compran activos (acciones) y, si los compran, lo hacen a bajo costo, a precio vil, y los venden a precio más alto aquí o en el extranjero. O bien quiebran la empresa. ES EL SISTEMA GORDON GEKKO (al cual me referí varias veces, hace años, en el diario EL DIA de La Plata. Gordon Gekko es el malvado más grande de las últimas décadas dado por Hollywood, junto a Anton Chigurh).  Es decir, negocio o negociado rápido sin dejar beneficios para la Argentina ni su población. En general las ganancias de estos prestamistas de dinero suelen ser los dólares que Argentina pide prestados a altísimos intereses. Cuando estos “inversores” golondrinas se retiran la deuda la paga el Estado argentino, o sea, la ciudadanía, con mayores aportes en impuestos cotidianos al consumo común (IVA) o con el achicamiento y no inversión en escuelas, hospitales, viviendas sencillas y dignas y sobre todo con la apropiación de los aportes jubilatorios que van a parar a bancos y no a organismos estatales que los ahorran y administran para los futuros jubilados. El negocio de estos inversores y sus consecuencias es, más o menos, así, además de otros y otras, respectivamente, igual de nocivos para la mayoría de la gente del común.

Escribir un Comentario