ARCHIVO (desde 2010)

La Universidad de La Plata “legitima” la exposición de pechos femeninos. Nota escrita por AMILCAR MORETTI

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

El viernes 7 de agosto concluyó una muestra fotográfica dedicada a los senos femeninos iniciada el lunes pasado. Es decir, cinco días. Lamento no haber tenido información hasta esta noche, en el día de cierre. Me hubiera gustado promover su conocimiento y, claro, visitar la exposición para publicar un análisis y valoración críticos específicos sobre las imágenes y profundizar sobre sus prolongaciones hacia otros ámibitos de la cultura. No fue así y me enteré por casualidad al descubrir una breve gacetilla en Foto Revista digital

Ver: http://www.fotorevista.com.ar/Exposiciones/Exposiciones-Fotografia-Colectiva-Escenas-de-senos_150803081609.html

De allí pasé a la fuente, en apariencia, original: la Agencia Andar.                                       

 Ver en http://www.andaragencia.org/exposicion-fotografica-escenas-de-senos/

escenas-de-senos_muestra

 

 

 

Escribe

AMILCAR MORETTI

              Siempre son alentadoras muestras como estas. Merecen ser promovidas de manera amplia y reclamarse siempre un espacio de importancia para su realización.    “Escenas de senos” se realizó como parte de la Semana Mundial de la Lactancia, entre el 3 y 7 de este mes. La muestra de las jóvenes fotógrafas Florencia Sarra, Melisa Fort y Juana De Arco tuvo buenas intenciones en cuanto a enunciados, válidos como cualquier otro, pero no una ejecución clarificadora. Seno (del latin sinus, tiene al menos quince acepciones diferenciadas), pecho femenino, mama. Hubiera sido más expresivo la palabra tetas, ya que no hay tan alta e intensa expresividad dramático-sexual como la noción de tetas. Tetas. Las autoras en su explicación argumental del trabajo son ambiguas y, creo, limitadas en cuanto a sigificados y ramificaciones. Parecen afectadas por los mismos prejuicios y perfiles del patriarcalismo al cual suponen y desean refutar u oponerse.

 

                     En última instancia, “Escenas de mamas para lactancia infantil” hubiese sido el título más apropiedado y -con propiedad en su significación de los enunciados-, y no “senos”. Dar de mamar, amamantamiento, chupar la teta para alimentar al lactante, acto de cuyas virtudes en materia de salud física y afectiva ya no se duda en los medios científicos y en los más populares de abajo en la escala social. No así tanto en sectores de las clases medias, donde desde hace al menos varias décadas se ha optado por la restricción y abandono del amamantamiento (en casos, mediante la inyección de sustancias antilactantes que cortan la producción de leche materna), todo junto con el ochentista y noventista menemo-cavallismo a la norteamericana de la cirugía plástica (llamada inapropiadamente “estética”, un modo de estafa médica) para el agrandamiento artificial -y a veces grotesco o monstruoso, siempre vulgar- de tetas infladas y paradas, más la inmovilidad de la rigidez del globo siliconado (algo químicamente inerte, muerto). Así, la teta no es vida ni vitalidad, alegría del amor y del placer sexual y maternal, sino prótesis comprada en el mercado de los negocios y las industrias capitalistas medicalizadas.

 

 

 

 

               Mientras tanto, Angelina Jolie -que funge como modelo mundial, de resonancias difíciles de calcular- se amputa ambos pechos (pequeños, por cierto) por temor a la probabilidad de contraer cáncer mamario, enfermedad que afectó a ascendientes. Horroroso como estructura modélica promocionada, más allá del derecho de cada uno de hacer con su propio cuerpo en libertad. Una locura capitalista del derroche financiero contaminando a la medicina (disciplina del curar, de sanación) mediante la industralización supratecnológica y seriada.

 

 

 

 

               Las publicaciones más poderosas y la estructura mediática mundial, financiarización de la prensa, la información y el formateo de conciencias y subjetividades, hoy en Estados Unidos solo aceptan la mostración gráfica de senos femeninos si es en función del amamantamiento o, a veces, su amputación quirúrgica preventiva. Un puritanismo que poco tiene que ver con lo saludable físico y afectivo de la lactancia. Amamantar tiene un valor sexual y afectivo enorme. Lo afectivo no está reñido con lo sexual, y lo sexual no tiene porqué estar en confrontación o contradicción con la afectividad. Hasta puede haber una sexualización afectiva amatoria (heterosexual, por ejemplo) que no responda a la idealizacioón tambaleante y en crisis de la noción tradicional de “amor”.

 

 

 

                 Cabe aclarar que el puritanismo sexual-moral es paralelo y quizás proporcional a la importancia o centralidad (silenciada o no) de la pornografía suave o dura. Cercano, el erotismo. El erotismo no es pornografía -pero a veces tiene límites difusos con ella-. Además, lo erótico no necesariamente  se vincula de modo mecánico con el desnudo. Vale repetirlo: siempre señalo que en mis fotografías de ERÓTICA DE LA CULTURA lo que trabajo como autor es la desnudez femenina, no lo erótico. No busco lo erótico en el cuerpo femenino bello o expresivo sino la desnudez misma. Soy autor de imágenes de desnudez de mujer, no de erotismo. La Erótica es otro asunto, una disciplina, un modo de reflexionar pensar al mundo, como lo político y en conjunto con la Cultura.

 

 

 

———————

          Lo afectivo no está reñido con lo sexual, y lo sexual no tiene porqué estar en confrontación o contradicción con la afectividad. Hasta puede haber una sexualización afectiva amatoria (heterosexual, por ejemplo) que no responda a la idealizacioón tambaleante y en crisis de la noción tradicional de “amor”.

—————————————

 

 

 

               Una de las tres autoras de la muestra apela al seudónimo ingenuo (¿femenino?): Juana de Arco, nombre histórico que intenta compensar con un halo de épica y valentía en la lucha y la resistencia femeninas frente a lo patriarcal. Más allá del derecho o la necesidad de seudónimo como cobertura para evitar represalias o sanciones, hay también en su uso, cuando se trabaja algo serio, un temor y hasta pacatería contradictorios con el supuesto desafío a los cánones convencionales del comercio patriarcal capital-financiero del modelo cultural actual que se expande como una enfermedad. ¡Ojo! Últimamente se ve mucho que el uso de lo “revolucionario” es una incorporación cooptante por parte del capital global financiero-tecnotrónico. Hay “revoluciones árabes” que no son revoluciones y “rebeliones” como en la ex Yugoslavia o hoy en Ucrania con accionar sangrientos de organizaciones militares y terroristas formadas por la CIA, todos los organismos de Inteligencia de Estados Unidos y naciones ricas europeas. Así lo “revoilucionario” o la oposición crítica y alternativa a las convenciones capital-patriarcales no son más que caminos hacia el retroceso y lo retardatario.

 

 

 

Chica son pechos libres en 1968, en la localidad californiana de Amador, durante una fiesta hippie.
Chica con pechos libres en 1968, en la localidad californiana de Amador, durante una fiesta hippie.

 

 

 

 

 

                        Las tetas de las chicas que muestran su tórax desnudo contra Putin en Rusia no son revolucionarias ni renovadoras. Son funcionales al sistema global del capitalismo. Tienen un valor erótico similar al del Play Boy. Muy cercano, en especial cuando se trata de muchachas atractivas. Casi siempre es así. La “revuelta”, además, es antigua, viene retrasada unos 40 años, ya que en los años 60 y 70 del siglo XX actuó el movimiento de los “streakers” en los partidos de fútbol y rugby, en general varones que irrumpíasn  desnudos en los campos de los estadios de fútbol. Asimismo, el después tan promocionado topless de algunas playas europeas, tuvieron décadas antes su expresión genuina en el movimiento hippie y se vio claro en festivales legendarios como Woodstock en 1969.

(ver http://www.mirror.co.uk/news/uk-news/after-trenton-oldfield-boat-race-784759

 

 

Protesta "streaker" en 1974 detenido por policías ingleses en estadio deportivo. Se hizo legendario: Aussie Michael O´Brien
Protesta “streaker” en 1974 con intervención policial inglesa en estadio deportivo. Se hizo legendario: Aussie Michael O´Brien es el nombre de este streaker histórico. Y un pene siempre es más subversivo que una teta.

 

 

 

Desnudo hippie en Woodtock en 1969.
Desnudo hippie en Woodstock en 1969.

 

 

 

 

1968: desnudo hippie festival de Woodstock, en estados Unidos.
1968: desnudo hippie en el festival de Woodstock, en Estados Unidos.

 

 

 

                    El puritanismo de la teta consistente es mostrarla públicamente solo si es glándula mamaria es una forma del marianismo, de la adaptación secular de la Virgen María. Una desexualización retardataria. Y la desafectivización de la teta, que aún mantiene funciones de salud y sanación en la sexualidad amorosa con el género masculino y, acaso, también (no estoy del todo seguro) en las variantes del lesbianismo. La tetas son también la maternización de la sexualidad genital y esto es un poder y una cualidad afectiva insuperable e irreproducible en otros géneros, con los intermedios y sustitutos de reparación subjetiva ante la ausencia de madre que dé de mamar. El amamantamiento, como la caricia, solo tiene valor sanador si es deseo de amamantar, y con placer de amamantar. Un placer, claro, también de base y esencia sexual gozante.

 

 

———————————

        El puritanismo de la teta consistente es mostrarla públicamente solo si es glándula mamaria es una forma del marianismo, de la adaptación secular de la Virgen María. Una desexualización retardataria. Y la desafectivización de la teta, que aún mantiene funciones de salud y sanación en la sexualidad amorosa con el género masculino y, acaso, también (no estoy del todo seguro) en las variantes del lesbianismo.

——————————–

 

                    El síntoma de mostrar una imagen con florcitas dibujadas en los pezones no solo delata temor, prejuicio y el tabú de la visibilidad como modo de revelación de lo oculto. También se acerca desafortunadamente al modo de censura retrasada que exhibe y ejerce sin tapujos, autoritariamente, Facebook. Además, tiene un toque entre cómico e inocente, y peligroso, eso de tapar los pezones, órganos central para el caso del amamantamiento.

            De cualquier modo, aclaro que las exteriorizaciones expresivas y simbólicas en torno al cuerpo femenino (y el masculino) valen siempre la pena, aún solo como recuperación de logros olvidados o reprimidos. La próxima vez debe pensarse de modo más amplio la divulgación de acontecimientos de este tipo y no encerrarlos en el territorio pequeño, selectivo y limitador de un buffet de una facultad de la Universidad. Y si se trata de ese espacio, debe reclamarse el aula magna del rectorado. Y ejercer protesta en caso de reticencias.

 

 

 

EN LA FACULTAD DE ARQUITECTURA DE LA UNLP

Exposición fotográfica: “Escenas de senos”

1 AGOSTO, 2015

 

“Entre el 3 y el 7 de agosto es la semana mundial de la lactancia. En ese marco se expondrá esta muetsra de fotos en el buffet de la Facultad de Arquitectura de la UNLP. Imágenes para instalar un debate sobre las miradas hacia los cuerpos femeninos.

http://www.andaragencia.org/exposicion-fotografica-escenas-de-senos/

 

“Hermosos son los cuerpos al natural que sienten y vibran con total libertad”

 

“(Espacio de Género de Agite – Agencia) En el marco de la semana mundial de la lactancia materna, del 3 al 7 de agosto se expondrá en el buffet de Arquitectura la muestra fotográfica “Escenas de senos” cuyas autoras son Florencia Sarra, Melisa Fort y Juana De Arco.

 

     “Escenas de senos”, muestra convocada por el  Espacio de Género de Agite.

 

“La exposición busca reflexionar sobre las miradas hacia los cuerpos femeninos. “Con la reciente aprobación en el Consejo Directivo de la FAU para que el Proyecto de Creación de Suplencias para las Licencias por Maternidad se presente en el Consejo Superior de la UNLP, consideramos que es necesario empezar a visibilizar los conflictos o desigualdades de género que surgen cuando las mujeres comienzan a insertarse en el mercado laboral que no contempla las dinámicas propias de la maternidad/paternidad como lo son la lactancia en el espacio de trabajo, las licencias por maternidad/paternidad, la necesidad de guarderías públicas, entre otras situaciones”, consideran desde este espacio.

 

 

“Las fotógrafas van más allá y se preguntan en el texto curatorial “¿La teta es libre y cumple su función? ¿Alimenta? ¿Siente? Las tetas son fuente de deseo pero principalmente de alimento y placer, Y no hay en ellas ningún tiene que ser”. Quienes convocan completan la idea: “consideramos que es necesario quitarle el peso de la sexualización a las tetas, terminar con los estereotipos que buscan establecer cánones estéticos sobre este órgano cuya función biológica se relaciona con la lactancia y el placer. Por esto vemos que la intención de las autoras de la exposición muestra justamente estas cuestiones que queremos visibilizar y consideramos que el Buffet de la Facultad es ideal para ubicarla, por ser un espacio masivo, por el que todos los días pasan centenares de estudiantes”.

 

“Entendemos la lactancia como un acto de amor y como un hecho político. No son más afortunadas quien más grandes y paradas las tiene sino quien usa y abusa de ellas con total libertad”, concluyen Flor Sarra, Melisa Fort y Juana De Arco.”

 

Escenas de senos. 150803081609

 

 

 

 

Escribir un Comentario