Lo que Erótica (Cultura, natura) no da, Facebook igual habrá de prohibirlo (el miedo y vacío burdos de la anónima denuncia)

 

 

 

QUOD NATURA NON DAT, SALMANTICA NON PRAESTAT (1)

 

 

              Otras imágenes de desnudeces encubiertas han sido quitadas del perfil que mantenía en Facebook. La decisión, seguro, obedece a la denuncia anónima de alguien que, digamos, me odia o satisface sus rencores ocultos de ese modo. Todo escudado en el cumplimiento de “Normas” de ¿saneamiento moral-social? que maneja Facebook, red digital en estos días cuestionada por el Parlamento de Gran Bretaña por intervenir con noticias falsas y otras porquerías en las elecciones de Argentina e inclinar al electorado hacia el gobierno aún vigente. Al parecer esa práctica sucia -fácil de imaginar desde hace años por cualquier persona medianamente informada-, junto a las ya denunciadas y comprobadas de espionaje y entrega de datos, algo también evidente pero más peligroso, no impide a Facebook censurar -o hacer que censura (abundan los desnudos explícitos en esa red) para calmar -o fingir que calma- inquietudes comunitarias que en realidad le importan un comino.

 

                Por tal motivo, reproduzco hoy las imágenes que publiqué el 4 de diciembre pasado en Facebook, en una primera edición suavizada para intentar adaptarme a esas “Normas” aludidas que no son otra cosa que una muestra burda de vulgaridad. Ni lo supuestos expertos, ni los robots ni los algorítmos actuantes en estos casos pueden distinguir un desnudo “de arte” de otro que no lo es, salvo que lleve un cartel que diga Museo del Louvre o Christie´s.

                    Como he hecho siempre desde el 2010, cuando comencé con ERÓTICA DE LA CULTURA las modelos que para mí trabajan reciben honorarios, viáticos, comidas y firman su respectivo contrato, sin excepción. Por eso aquí, reproduzco fotos de los dos originales de esos documentos -debidamente retocados aquí para resguardar la identidad de la modelo- firmados en oportunidad de las dos sesiones realizadas con la modelo del caso. La segunda sesión fue interrumpida por mí a poco de comenzar dado el nerviosismo de la modelo que no paró de hablar y me impidió concentrarme, por lo cual dí por terminada su ocupación pese a no llegar ni a la mitad de lo previsto. Todo fue igualmente pago por mí según lo acordado por escrito, un monto de dinero a 110 dólares según cotización de ese momento, unos 4.500 pesos argentinos actuales, aunque entonces con más capacidad de compra. Las dos sesiones, en el término de una semana, fueron realizadas hace ya casi seis años y casi todo el material registrado -sin componer-, unas tres (3) mil fotos  permanece inédito en mi archivo

 

 

CONIE LLEGA A CASA, NERVIOSA, SIN PARAR DE HABLAR, SE SACA LA ROPA. POCO A POCO COMIENZA A DARSE CUENTA QUE ES UNA MUJER SENSUAL. SE ABRE Y POSA PARA MÍ. SE OLVIDA.

 

 

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

 

 

 

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

 

 

 

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI, entre el 5 y 10 de diciembre del 2018. En La Plata. Una versión diferente de esta fotografía fue estrenada, denunciada y censurada por Facebook, seguramente después de una denuncia anónima, pese a la cantidad de desnudo explícitos y totales que alberga la red social.

 

 

 

Foto del contrato de la primera sesión de fotografía de desnudo.

Foto del contrato de la primera sesión de fotografía de desnudo.

 

 

 

Foto del contrato de la primera sesión de fotografía de desnudo.

Foto del contrato de la segunda sesión de fotografía de desnudo.

 

 

 

Foto del contrato de la segunda sesión de fotografía de desnudo.

Foto del contrato de la segunda sesión de fotografía de desnudo.

 

 

(1) «Quod natura non dat, Salmantica non præstat»

(en castellano: Lo que la naturaleza no da, Salamanca no (lo) otorga) es una sentencia latina que alude a  que una institución universitaria no puede darle a nadie lo que le ha negado su naturaleza. Así, ni la inteligencia, ni la memoria ni la capacidad de aprendizaje son cualidades  que una universidad pueda ofrecer a sus alumnos. ​ La expresión se atribuye al filósofo y escritor hispano Miguel de Unamuno (1864-1936), quien ocupara el cargo de rector en dicha casa de altos estudios.

Aunque el emblema aparece esculpido en la piedra que recibe al visitante en el edificio de las escuelas menores de la Universidad de Salamanca, ​ el lema de la propia universidad es «omnium scientiarum princeps Salmantica docet» («Los principios de todas las ciencias se enseñan en la Universidad de Salamanca»).​

Tomado, entre otros sitios, de:
https://es.wikipedia.org/wiki/Quod_natura_non_dat,_Salmantica_non_pr%C3%A6stat

 


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *