SER DIFERENTE. “Les traigo la peste”, comentan que dijo Freud cuando desde el barco avistó Nueva York. Y unas cuantas fotos de Belén y mi mano. Por AMILCAR MORETTI

          LA DIFERENCIA. Me he dedicado toda la vida a ser diferente. No es fácil, pero se logra. Hay que resistir muchas tentaciones para ser “normal”, esto es, igual a la mayoría borrega que, por ejemplo, mira tres horas de televisión y en las elecciones nacionales vota lo que le dicen que hay que votar, aunque sea su propio suicidio y desgracia. Ahora bien, ser diferente tiene un precio, que es alto, bastante. Y se pierden muchos de los beneficios y ventajas que, dice, ofrece la sociedad de consumo (para pocos) en transición a sociedad de exclusión (arrojar a los pobres del otro lado del muro, como ahora, en Argentina). Pero con paciencia y obstinación se logra ser diferente, y ello es causa, claro, de padecimientos. Los normales presumen de no padecer, pero es una mentira grande como una casa: lo de ellos es un infierno, encubierto o no. A veces ni se dan cuenta que viven en un infierno. Ser diferente tiene ese privilegio: uno sabe que sufre, tiene concienca clara de ello. Ante esa diferencia las reaciones de los otros son diversas pero, en el fondo, parecidas: los perversos, y las perversas (tengo una lista de perversas, por ejemplo, algunas modelos que contraté por escrito, alguna vez), te miran con una especie de supuesta indiferencia y notoria envidia, cultivan su resentimiento y te admiran, te respetan y te quieren destruir. A ellas podría nombrarlas, digo, a las que conozco y he contratado con pago de honorarios sin saber de su perversión (siempre patológica), y hasta publicar los contratos. Por fuera pueden parecer atractivas, y muchas veces lo son, pero por dentro y en lo que hacen son el Horror (de Conrad) . No voy a decir más. Y con ellos casi igual, o lo mismo. Y no es el caso de Belén, la modelo de estas fotos de hoy. No me refiero a Belén, que no tiene nada que ver con todo esto que digo. Nada que ver. Belén es otra cosa. Además, yo aquí hablo de mí, es decir, de ser diferente, que es casi como ser o estar apestado. ¡Ja! Pero estar “apestado” en una sociedad con alto porcentaje de miserables ético-político-culturales es una especie de Gracia concedida a unos pocos. Y para ello hay que trabajar mucho. Toda una vida. (AMILCARMORETTI)

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Bekén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Bekén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

 

 

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. "Belén conmigo". Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

Foto por AMILCAR MORETTI. “Belén conmigo”. Sábado 29 de setiembre del 2017, madrugada,ed. Argentina.

 

4 Comments

  1. JUAN CARLOS SANCHEZ septiembre 29, 2017 11:47 pm  Responder

    AMILCAR, COINCIDO EN GRAL CON TU REFLEXIÓN SOBRE SER DIFERENTE. DECIS “… con paciencia y obstinación se logra ser diferente, y ello es causa, claro, de padecimientos”. CREO QUE LO QUE CUESTA ES “SER UNO MISMO. CASUALMENTE LO QUE PRETENDE ESTA SOCIEDAD ES QUE SEAMOS TODOS IGUALES Y PARA ESO DEBEMOS DEJAR DE SER “UNO MISMO”. LA SEGUIMOS EN OTRO MOMENTO. DEBO CORTAR AQUÍ. LO SIENTO.FRATERNAL ABRAZO

    • Amilcar Moretti octubre 1, 2017 5:25 pm  Responder

      Gracias, muchas. Siento que ya “no pego ni con cola” con el promedio, y eso me produce sentimientos y emociones embivalentes y ambiguas: entre el orgullo y la vanidad por un lado, y el padecimiento, por otro. Pero entre la uniformidad del imbécil que se persuade a sí mismo por tres horas de TV. a cargo de otro imbécil, me quedo con mi padecimiento, orgullo y vanidad. Creo que decimos y sentimos lo mismo con otras palabras y otras emocionalidades.

  2. Claudio Vaca octubre 4, 2017 11:16 pm  Responder

    puedo entender su ambivalencia, somos humanos, no es fácil, pero piense que como usted aquí, allá y acullá, somos más, somos engendro del mismo sistema y no somos pocos, somos por así decirlo, parte de la contracultura. Hay que reafirmar la diferencia, pienso yo. No es fácil, convengamos. Pero encontrar gente en situación parecida y con ideas parecidas no es difícil. Aquí, por ejemplo, estamos intentando hacer algo alternativo, alguna empresa de cualquier actividad productiva, comercial, de servicios, pero tipo cooperativa o con una forma jurídica diferente, emprendimientos alternativos, decimos aquí, inscritos en el comercio justo, en la economía de la solidaridad o también la economía comunitaria, con otras reglas del juego, porque las que imperan no nos cuadran, son cosas que hay que crear, inventar, elaborar y ya hay muchos intentos creo en varios lugares. Amílcar no se derrote, no se doblegue, intente. Yo y muchos más lo apoyamos. Un saludo y un fuerte y sincero abrazo de solidaridad.

    • Amilcar Moretti octubre 5, 2017 11:33 pm  Responder

      Te agradezco mucho, no sabes cuánto. Hace unas horas he recibido insultos e imprecaciones, desmerecimientos. No es que sean los primeros. “No se derrote”, me dices. Y creo que nunca sentí ese aliento vital tuyo dicho de esa forma, tan estimulante y esclarecedora. “No se derrote”, es decir, me aclaras que la única derrota definitiva es la que se inflinge uno mismo. Y te lo agradezco de modo profundo, porque desde “aquí, allá y acullá”, como dices, tus brazos son brazos de sostén y apoyo, manos que ayudan a levantarse y sacudirse el polvo, y recomenzar. Porque sabemos que la lucha será grande y será mucha, y que no será esta de ahora la primera, la única ni la última derrota. Habrá otras, seguramente muchas. Pero que nos derroten -aún también, una y otra vez- significa que aún estamos, maltrechos o bien parados, pero que estamos, que permanecemos, y que no nos erradicarán. Un amigo hace años me dijo algo que nunca olvidé, hace años, muchos años, en un momento mío de desaliento, de los tantos que he sorteado: “No importa hermano, vos (tú) seguí (sigue) sembrando, arroja las semillas aquí y allá, que nunca se sabe dónde ni cuándo brotará el retoño, la nueva planta, la vida nueva, el sucesor, los sucesores”. Y cobré fuerza y seguí, con caídas y rodillas en tierra a veces ensordecedoras, desasosegantes. Y hasta he quedado mudo, pero pensando y pensando, dudando e intentándolo de cualquier forma, recobré la voz, y así lo he hecho siempre. Claro que lo mío es Jauja al lado de los que padecen en serio, los que pasan hambre y pasarán aún más hambre ahora en Argentina, en nuestro golpeado Continente y en muchas partes del mundo, casi innumerables ya. Tal vez ya sea hora de cambiar el grito de resistencia y sobrevivencia: “¡RESISTENTES Y SOBREVIVIENTES DEL MUNDO, UNÍOS!
      Gracias, hermano. Gracias, hermanos.
      AMILCAR, para Uds., siempre.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *