Mentís. Hago como que te creo.

 

 

 

               Mentís. Hago como que te creo. No sabés decir que No, no te enseñaron. Menos, creo, sabés decir que SÍ con decisión autónoma. Lo más loco: decís una cosa y hacés otra. Es un chiste, broma, te cubrís. No pedís disculpas ni perdón, te ufanás. Huís, siempre. No afrontás. No podés hablar los problemas. Suponés que así es más liviano. No te queda claro lo que sentís y no te confesás que sentís cosas feas. El final lo he visto muchas veces: el fracaso como vida, como persona. Se nota en la cara, en cosas sueltas dichas, comentarios. Hago como que no me doy cuenta.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *